Home > Patologías > Tobillo > Lesiones Osteocondrales

Lesiones Osteocondrales

TENGO UNA LESIÓN

Accede a la zona afectada para conocer más acerca de tu lesión

Lesiones Osteocondrales

¿Qué es?

Son lesiones que afectan al hueso subcondral y al cartílago articular del astrágalo. Se distinguen dos tipos:

  • Osteocondritis disecante.
  • Fracturas osteocondrales.

Se denomina osteocondritis disecante a la fractura osteocondral de la cúpula del astrágalo. Este tipo de fractura puede ser transcondral, intraarticular o de escamas y se puede clasificar en cuatro etapas:

  • Etapa I (Intacta): Fractura de compresión sin desplazamiento.
  • Etapa II (separación temprana): Avulsión incompleta del fragmento osteocondral.
  • Etapa III (separado): Avulsión completa del fragmento osteocondral.
  • Etapa IV (separado): Fragmento osteocondral desplazado. Puede estar invertido en el cráter o completamente desplazado.

Causas

En la osteocondritis disecante la causa no está bien definida, seguramente esta patología sea debida a enfermedades y traumatismos repetitivos que afectan a la vascularización del hueso.

En el caso de las fracturas el origen es traumático.

Síntomas

En casos agudos suele producir dolor, inflamación, equimosis y limitación de movimientos.

En casos crónicos puede ser causa de rigidez de la articulación, dolor, crepitación e inflamación. Ocasionalmente pueden producir el bloqueo de la articulación.

Tratamiento

  • Inmovilización de la articulación en los casos de fracturas de etapa I y II.
  • Ejercicios para fortalecer los músculos que rodean la articulación.
  • Adaptación de la actividad física.
  • Cuando la lesión alcanza el grado III o el grado IV, es necesaria la intervención quirúrgica. Para ello. la técnica aplicada con mas frecuencia en la Unidad de Cirugía Artroscópica es la artroscopia junto con el tratamiento a través del PRGF®-Endoret®.
  • Fijación del fragmento osteocartilaginoso en el caso de que el fragmento sea visible.
  • Extracción del fragmeto osteocartilaginoso si éste no es "visible" como ocurre en la mayoría de las osteocondritis disecantes.

 

PRGF®-Endoret® y osteocondritis disecante

En la artroscopia indicada para esta patología, se desbrida el lecho de la lesión separando el fragmento osteocartilaginoso. Posteriormente, se espongioliza el lecho para conseguir un lecho sangrante y se infiltra PRGF®-Endoret® activado en el lecho de la lesión.

Si el fragmento se puede fijar, se aplica una segunda infiltración de PRGF®-Endoret® a través del espacio entre el cráter y el fragmento. El objetivo es rellenar y sellar la zona en todos los bordes del fragmento fijado. Si es necesario, se complementará con tornillos u otros sistemas de fijación normalmente biodegradables.

Cuando el fragmento no se pueda fijar, se procederá a su extirpación. Una vez extirpado, espongiolizada la lesión e infiltrado el hueso subcondral con PRGF®-Endoret®, se depositará en el lecho de la lesión un coágulo de PRGF®-Endoret®.

Finalmente y en ambos casos, se infiltrará PRGF®-Endoret® libre intraarticular. Esta aplicación se repetirá de forma ambulatoria en la Unidad de Terapia Biológica durante dos o tres ocasiones más, en función del tamaño de la lesión.

La aplicación de PRGF®-Endoret® induce la movilización de células mesenquimales y envía señales celulares que serán el inicio del proceso de reparación del cartílago articular. Además, formará una red de fibrina tridimensional que las células colonizarán contribuyendo a la síntesis de un tejido que cumple las funciones mecánicas del anterior.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando consideramos que aceptas estas cookies + info > x