Home > Patologías > Cadera > Bursitis Trocantérica

Bursitis Trocantérica

TENGO UNA LESIÓN

Accede a la zona afectada para conocer más acerca de tu lesión

Bursitis Trocantérica

¿Qué es?

La bursitis trocantérica consiste en la inflamación de la bolsa sinovial (bursa) del trocánter mayor, situada en la parte proximal del fémur profunda a la fascia lata

Aunque el tejido bursal puede inflamarse y provocar dolor, los tejidos que circundan el trocánter también pueden sufrir y contribuir al cuadro doloroso (Síndrome Doloroso del Trocanter Mayor podría ser una forma más global de definir esta entidad patológica). Los tendones del glúteo medio y menor que se insertan en el trocánter mayor se relacionan frecuentemente con este problema. 

Causas

Esta patología es más común en mujeres de edad intermedia o avanzada. Puede asociarse a problemas en la columna lumbar, patología intraarticular de cadera, artritis reumatoide o discrepancias de longitud de las extremidades inferiores. También puede aparecer tras una cirugía protésica de cadera debido al tejido cicatricial o a la irritación por las suturas o el propio material protésico. Se puede producir también por fricciones en la articulación, por micro traumatismos debidos a movimientos de repetición o por procesos traumáticos (por ejemplo, un golpe directo sobre la región del trocánter). 

Síntomas

Es característico el dolor en el lateral de la cadera (región del trocánter mayor), y puede extenderse por el muslo hasta la rodilla, siguiendo el recorrido de la banda iliotibial.

Este dolor puede intensificarse al tumbarse o sentarse sobre el lado involucrado, al cruzar la pierna afectada sobre la otra, al subir escaleras, tras hacer ejercicio o tras estar mucho tiempo sentado o tumbado. 

Diagnóstico

El diagnostico es fundamentalmente clínico. A la descripción de la sintomatología por parte del paciente hay que añadirle una correcta exploración física.

La movilidad de la cadera no suele estar afectada. El paciente puede adoptar una marcha antiálgica que provoque una cojera. Con la palpación de la región del trocánter se reproduce el dolor. Otras maniobras específicas pueden ayudar a considerar que otras estructuras, como los mencionados tendones del glúteo mediano y/o menor, puedan estar involucrados en el proceso.

En ocasiones, otras pruebas complementarias como la radiografía simple (calcificaciones en la región trocantérica), ecografía (distensión de la bursa, cambios inflamatorios de los tendones glúteos) o RNM (distensión de la bursa, edema óseo, lesiones tendinosas) pueden ayudarnos a diagnosticar de forma precisa de Síndrome Doloroso del Trocanter Mayor.

Tratamiento

El tratamiento fundamentalmente es conservador o no quirúrgico. La mayoría de pacientes mejoran de su sintomatología con alguna o varias de las siguientes opciones terapéuticas:

  • Estiramientos de la banda iliotibial,
  • Fortalecimiento de la musculatura glútea
  • Antiinflamatorios orales
  • Infiltraciones en la región trocantérica (corticoides o PRGF®-Endoret® guiado por ecografía)

La participación de los fisioterapeutas en esta patología tanto desde el punto de vista terapéutico como en el preventivo y educativo es muy importante.

Solo en aquellas ocasiones en las que, tras haber agotado las opciones conservadoras, debería plantearse un tratamiento quirúrgico. Este tratamiento suele consistir en la exclusión de la bursa inflamada y en la liberación, la relajación o el alargamiento de la banda iliotibial. También puede incluir la reparación de los tendones lesionados.

Estas cirugías clásicamente se han realizado a través de una incisión en la cara lateral de la raíz del muslo. En los últimos años, ante el auge de la artroscopia de cadera, se han empezado a realizar de forma endoscópica.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando consideramos que aceptas estas cookies + info > x