Home > Patologías > Cadera > Cadera en Resorte

Cadera en Resorte

TENGO UNA LESIÓN

Accede a la zona afectada para conocer más acerca de tu lesión

Cadera en Resorte

¿Qué es?

En latín se denomina “coxasaltans”.

Los pacientes notan e incluso oyen un resalte en su cadera, que puede localizarse en la región lateral del muslo o en la ingle.

Causas

Se describen dos tipos de cadera en resorte extrarticulares:

  • Cadera en resorte interna: debido al rozamiento del tendón del ilio y psoas sobre la eminencia iliopectínea de la pelvis
  • Cadera en resorte externa: consecuencia del resalte de la banda iliotibial sobre el trocánter mayor

Síntomas

Los pacientes suelen referir la sensación de salto de su cadera (en ocasiones dicen que se “me sale la cadera”). Muchas veces son capaces de reproducirlo, haciendo maniobras de flexión-extensión con rotación y aducción de la cadera.

Es mucho más frecuente la cadera en resorte externa. En ocasiones, el paciente reproduce el salto y consulta por ello, pero no presenta dolor. Muchas veces es visible el resalte a la exploración con las maniobras descritas.

Cuando la tensión de la banda iliotibial sobre el trocánter o cuando el tiempo de evolución es prolongado, puede aparecer dolor al andar, subir o bajar escaleras, al tumbarse sobre el lado afecto o al cruzar las piernas.

Diagnóstico

Como en toda patología del aparato locomotor, la exploración física es muy importante.  En este caso todavía más si cabe.

Puede complementarse con un estudio ecográfico o de RNM que informarían de la presencia de cambios inflamatorios en la zona afectada (banda iliotibial, bursa o trocánter mayor en la externa, y el tendón del iliopsoas en la interna).

Tratamiento

El tratamiento puede no ser necesario si no provoca dolor. La mayoría de los pacientes controlan su sintomatología con un abordaje conservador.

En caso contrario y de forma similar a lo descrito para la bursitis trocantérea, los programas de estiramiento de la banda iliotibial o del iliopsoas, deberían formar parte de la primera fase del tratamiento, junto con los antiinflamatorios no esteroideos.

En caso de que no se alivien los síntomas, pueden realizarse infiltraciones de corticoide y anestésico local en la región o tendón afectado.

En última instancia, y siempre que tras un tiempo prolongado de tratamiento no quirúrgico no se haya conseguido controlar los síntomas, podría plantearse un tratamiento quirúrgico, que consistiría en alguna técnica de alargamiento-relajación de la banda iliotibial o del tendón del iliopsoas.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando consideramos que aceptas estas cookies + info > x